Aprende a limpiar la pantalla de una luminaria

Aprende a limpiar la pantalla de una luminaria

Las luminarias decorativas son una gran opción para estancias o salones. El problema es que necesitan un cuidado muy específico dependiendo el material de la pantalla de la luminaria.

Por esto te decimos cómo cuidar y mantener en buen estado cada tipo de luminaria, así lograrás que no se deterioren y prolongarás su vida. Checa estos consejos para limpiar tus luminarias dependiendo el material de la pantalla.

Pantallas de pergamino o lonja

Para este tipo de material es importante  que su limpieza sea en seco, pasándole un cepillo de dientes de cerdas suaves con bicarbonato de sodio.

Recuerda este materia es muy delicado, así que ten cuidado, cubre por completo la pantalla con bicarbonato y pasar el cepillo de arriba hacia abajo, siempre de la misma forma.

Si la luminaria ya está bastante sucia, también puedes mezclar un poco de agua con vinagre blanco. Humedece un trapo limpio y con suavidad pásalo por la luminaria.

Pantallas de vidrio, acrílico y plástico

Estos materiales con un poco más sencillos de mantener limpios, sobre todo si se les da mantenimiento de forma constante. La sugerencia es lavarlas con un detergente suave y con bastante agua. Después te recomendamos secarlas cuidadosamente con un paño limpio.

Pantallas de tela y  seda

Esta tela es bastante delicada por lo que siempre recomendamos usar el accesorio de nuestra aspiradora especialmente para tapizados . Este tipo de telas jamás deben lavarse ya que se pueden encoger y los marcos oxidarse. Si notas que la suciedad es bastante, mejor recurre a un experto.

Pantallas de mimbre

Aprende a limpiar la pantalla de una luminaria

Al igual que las de tela, estas deben limpiarse con la aspiradora, de esta forma podrás quitarle el polvo correctamente. Si tienes una luminaria de mimbre te recomendamos darle constantemente limpieza ya que por su material son más propensas a ser atacadas por diversos agentes contaminantes.

Pantallas de papel

Esto es mucho más fácil, limpia la superficie con un trapo limpio y seco prestando atención a sus pliegues. Evita siempre usar agua ya que puedes dañar el material.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *